ANATHEMA

Primitivamente señalaba los objetos consagrados a los dioses, especialmente las ofrendas. Con el cristianismo, pasó a significar «maldito, fuera de la Iglesia». Dentro del cristianismo, se trata de la máxima sanción impuesta a los pecadores; no solamente quedan excluidos de los sacramentos, sino que desde ese momento se les considera destinados a la condenación eterna. En el Antiguo Testamento, se condena el exterminio de las personas o cosas afectadas por una maldición atribuida a Dios.

Deja un comentario